Hablamos con

Lucha y resistencia

Conforme el panorama político internacional navega a la deriva en un constante movimiento de fichas sobre un tablero de juego un tanto indefinido, nos encontramos que el problema del Sahara Occidental no se queda atrás en este ir y venir de cambios.

Curiosamente, en estos últimos años se han ido sucediendo una serie de hechos que no han dejado indiferente al mundo ante la cuestión del pueblo saharaui y que han inclinado la balanza de la lucha más activa desde los campamentos de refugiados en Tindouf y las zonas liberadas del Sahara Occidental, donde residía el mayor peso durante la guerra, hacia los territorios ocupados, donde se encuentra el activismo en su éxtasis actualmente.

Para afrontar este cambio en el núcleo de lucha y resistencia del pueblo saharaui, Marruecos se ha visto obligada a cambiar también sus estrategias para contraatacar. Antes luchaba, sobre todo, contra un pueblo de refugiados representados por un movimiento de liberación, el Frente POLISARIO, olvidados completamente por el mundo a pesar de tener la razón sobre sus reivindicaciones, como dejó claro, en 1975, el tribunal Internacional de la Haya.

Ahora Marruecos, se enfrenta, además, a la población saharaui que se encuentra dentro del territorio colonizado en tiempos de la marcha verde. Y, es que después de 36 años aguantando la ocupación, la población autóctona del Sahara Occidental ha explotado ante las condiciones a las que se le somete en su propio territorio, no tan solo por el hecho de las discriminaciones y humillaciones a los que se ven expuestos día a día, sino también a la violación de sus derechos básicos: a la educación, a la sanidad, a un medio de subsistencia, a los recursos de sus tierras y un largo etcétera que incluye todas las posibles riquezas para el reino alauita.

A pesar de los intentos de Marruecos de bloquear a todo medio de comunicación la entrada en los territorios ocupados, todo acaba saliendo. Muy claros son los ejemplos de Aminetu Haidar, los presos políticos saharauis o Gdeim Izik, sin contar las numerosas manifestaciones que se realizan a diario en diversos puntos de los territorios saharauis y todos los casos de violaciones de los derechos humanos que salen continuamente.

Pero no es secreto que además de este bloqueo, hoy por hoy, Marruecos está centrada en desacreditar al pueblo saharaui sea lo que sea que pase, aunque tampoco es un secreto que la población no se rinde ni pierde los ánimos de contestar convocando manifestaciones multitudinarias, como la realizada en Madrid el 12 de noviembre de 2011, ni tampoco ha conseguido impedir que se lleve a cabo el XIII Congreso del Frente Polisario o se sigan las negociaciones.

A esto se añade, también, que Marruecos se ha de replantear nuevamente su estrategia, ya que un fiel amigo, como es el PSOE, quedará fuera de juego en poco tiempo. Esperamos, pues, que el nuevo gobierno que entre sea más favorable con respecto a la causa saharaui.

Anuncios

Un pensamiento en “Lucha y resistencia

  1. efectivamente, Marruecos tiene mucho miedo a que el PP vuelva al poder, solo hay recordar la megamani que hicieron en noviembre en contra del PP en Casablanca en noviembre de 2010, supongo que el PP no olvidar´eso fácilmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s