Hablamos con

Las relaciones hispano-saharauis

Con ocasión del 33 aniversario de la Constitución Española, aprovechemos para recordar que sólo 3 años antes de la aprobación de la carta magna, España salió por patas del Sáhara Occidental, dejando a parte de sus ciudadanos al amparo de una invasión colonial sin precedentes en el continente africano.
Dicho abandono terminó, y de la peor manera, con más de medio siglo de colonización. Una amarga despedida, que para unos, dejó una impotencia y un gran sentimiento de vergüenza ante el abandono de los que habían sido hasta entonces sus hermanos. Durante la presencia de España en el Sáhara Occidental se produjo una transferencia de culturas, que se caracterizó por un aprendizaje mutuo, que se manifestó como una riqueza tanto de la colonia como de la metrópoli, que iba más allá de los beneficios económicos. Una relación que ambos pueblos sienten como parte de su patrimonio histórico. Tanto es así, que muchos españoles sienten que les han arrancando su dignidad de cuajo, al robar la de sus compatriotas los saharauis.
En la actualidad esas relaciones interculturales establecidas durante la colonización, no sólo se mantienen sino que se hacen más sólidas con el tiempo. Unas relaciones que quedan plasmadas en proyectos, como vacaciones en paz o el proyecto escuela, en lo que familias españoles acogen a niños saharauis que pasan a ser un miembro más. Una interculturalidad, que el pueblo español nunca ha mantenido con otras colonias. Un ejemplo de integración mutua, un proceso de adaptación ejemplar, donde los acogedores, abren sus brazos y hacen suyo los orígenes del acogido.
A pesar de todo esto, es difícil entender que los saharauis ni siquiera tengan el derecho a la nacionalidad española, cuando todos los países hispanoamericanos la tienen. Sin ir más lejos, los cubanos, una colonia que dejó de serlo hace más de un siglo.
Además el vacío, no sólo legal, sino  también histórico que existe entorno a las relaciones Sahara occidental-España. Hay un claro intento de ocultar esta parte de la historia, cuando los libros de texto de los colegios e institutos españoles, no dedican ni una mísera página a una colonización de más de medio siglo. Además se dignan a intentar justificar una invasión violenta, como fue la marcha verde y depurar responsabilidades.
Sin embargo, el pueblo saharaui sí que se siente orgulloso de que España forme parte de su historia. Una muestra muy clara de este orgullo, es que, a pesar de todo, el castellano sigue siendo una parte intocable del sistema educativa de los campamentos de refugiados y el pueblo español es siempre recibido con los brazos abiertos.
En la actualidad la historia de las relaciones hispano-saharauis sigue escribiéndose en letras de oro. Pero las cosas son muy diferentes a la época de la colonización. Ahora hay una relación sólida e inquebrantable. Son incontables los lazos familiares que existen entre las dos culturas. Son muchos los españoles que luchan hombre a hombre con los saharauis, porque sienten que la causa saharaui, también es suya.
Intentarán ocultar los hechos y la realidad actual, pero nunca serán capaces de borrar la historia. Una historia que han escrito y que siguen escribiendo dos pueblos, que se sienten, hoy más unidos que nunca. Dos pueblos, cuya relación cultural y social es inquebrantable.

Echen un ojo a este video:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s