Hablamos con

NO TE ACERQUES AHÍ

Un niño, sintiéndose un día lleno de curiosidad, quiso acercarse al muro ubicado en las afueras de su pueblo. Ya estaba construido desde antes de que naciera, pero no entendía el motivo de que le prohibiesen merodear por allí.

Pretendió convencer a su hermano mayor para observar juntos el muro más cerca que de costumbre. Sin embargo, eso le fue imposible; y sin su brazo a torcer se encaminó solo hacia aquella fortaleza.

El niño encontró varios residuos de lo que antes habían sido equipamientos militares. Quedó tan impresionado como si le hubieran regalado un juguete nuevo. Muchas veces le dijeron sus padres, incluso su hermano, que no tocase nada extraño. Pero él no pudo resistir a su curiosidad y pisó un objeto maldito que le lanzó violentamente e hiriendo gravemente una de sus piernas.

 

Úrsula Melgar Arjona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s